La función básica y principal del masaje relajante es relajar al sistema nervioso mediante sus terminaciones en la piel, no tratar dolencias, aunque indirectamente provoquen mejoría en problemas musculares leves.

  • Ayuda a personas estresadas.
  • Alivia a quien esté padeciendo un proceso de ansiedad.
  • El contacto que proporciona un masaje relajante también es muy beneficioso para personas con depresión.
  • Para las personas que pasan muchas horas sentadas o de pie y puedan tener problemas leves de circulación o retención de líquidos.