Es una técnica de estética para conseguir un peeling más eficaz que el tradicional, eliminando las células muertas de la piel, limpiándola a niveles más profundos y estimulando la producción de colágeno. De este modo se consigue que se regenere, resultando una dermis más suave, elástica, luminosa y saludable. La microdermoabrasión tiene un efecto más profundo y eficaz que cualquier otro peeling y es mucho menos agresivo para la piel permitiendo su uso también a las pieles sensibles.