Es la contraparte de la acupuntura y su trabajo consiste en proporcionar el calor necesario al cuerpo para ayudar a restaurar su equilibrio.