La colonoscopia puede ser muy efectiva para detectar anormalidades en el colon y recto que pueden conducir al cáncer colorrectal. Sin embargo, es necesaria una preparación completa para asegurar los resultados más precisos.

Es importante limpiar completamente el colon y el recto para que el médico pueda tener una vista clara durante la colonoscopia. Si el médico no tiene una vista clara del colon y del recto durante la colonoscopia puede no detectar los pólipos causantes de cáncer y otras anormalidades. La detección temprana y la remoción de pólipos es crítica para prevenir el cáncer colorrectal, y realizar la preparación para la colonoscopia permite que el médico tenga una vista clara para potencialmente detectar esas anormalidades.