Este tratamiento es ideal para la realización de tratamientos faciales porque  actúa aumentando el calibre vascular (vasodilatación) y el flujo sanguíneo, especialmente a nivel dérmico. Esto  incrementa el nivel de nutrición y oxigenación de las células cutáneas, mejorando la textura de la piel, la circulación y remoción de toxinas.